Noticias

COVID prolongado

Tiempo de Lectura: 3 minutos
Resumen
Antecedentes

Las consecuencias a largo plazo de la infección por SARS-CoV-2 se están convirtiendo en una carga importante para las sociedades y los sistemas sanitarios. Los datos sobre el síndrome post-COVID-19 en la población general son necesarios para la planificación oportuna de los servicios y recursos de salud.

El objetivo de este estudio fue evaluar la prevalencia de deterioro del estado de salud y síntomas de salud física y mental entre individuos al menos seis meses después de la infección por SARS-CoV-2, y caracterizar su utilización de la atención médica.

Métodos

Este estudio de cohorte prospectivo basado en la población (Cohorte de SARS-CoV-2 de Zurich) reclutó a 431 adultos de la población general con infección por SARS-CoV-2 confirmada por reacción en cadena de la polimerasa notificada a las autoridades sanitarias entre el 27 de febrero de 2020 y el 5 de agosto de 2020 en el Cantón de Zurich, Suiza.

Evaluamos la proporción de personas que informaron no haberse recuperado por completo desde la infección por SARS-CoV-2 y la proporción que informaron fatiga (escala de evaluación de fatiga), disnea (escala de disnea mMRC) o depresión (DASS-21) entre los seis y ocho meses después diagnóstico.

Además, se evaluó la proporción de personas con al menos un contacto de atención médica después de su enfermedad aguda. Se utilizaron modelos de regresión logística multivariable para evaluar los factores asociados con estos resultados principales.

Resultados

Los síntomas estaban presentes en 385 (89%) participantes en el momento del diagnóstico y 81 (19%) fueron hospitalizados inicialmente. De seis a ocho meses, 111 (26%) informaron no haberse recuperado por completo. 233 (55%) participantes informaron síntomas de fatiga, 96 (25%) tenían al menos disnea de grado 1 y 111 (26%) tenían puntuaciones DASS-21 que indicaban síntomas de depresión. 170 (40%) participantes informaron al menos una visita al médico de cabecera relacionada con COVID-19 después de una enfermedad aguda, y el 10% (8/81) de las personas inicialmente hospitalizadas fueron rehospitalizadas.

Las personas que no se han recuperado por completo o que sufren de fatiga, disnea o depresión tenían más probabilidades de tener más contactos con la atención médica. Sin embargo, un tercio de las personas (37/111) que no se han recuperado por completo no buscaron más atención.

Conclusiones

En este estudio poblacional, una proporción relevante de participantes sufrió consecuencias a más largo plazo después de la infección por SARS-CoV-2.

Con millones de personas infectadas en todo el mundo, nuestros hallazgos enfatizan la necesidad de planificar oportunamente los recursos y los servicios centrados en el paciente para la atención posterior al COVID-19.

Comentarios

En un nuevo estudio de adultos de la población general que se infectaron con COVID-19 en 2020, más de una cuarta parte informa que no se ha recuperado por completo después de seis a ocho meses. Esos hallazgos se describen esta semana en la revista de acceso abierto PLOS ONE por Milo Puhan y sus colegas de la Universidad de Zurich, Suiza.

Si bien las respuestas iniciales de salud pública al virus SARS-CoV-2 se enfocaron en reducir la carga aguda de COVID-19, un creciente cuerpo de evidencia indica que la infección también puede resultar en consecuencias a largo plazo para la salud física y mental. Estas consecuencias a largo plazo, actualmente denominadas “síndrome post-COVID-19” o “Long Covid” son una preocupación cada vez mayor para los sistemas sanitarios.

En el nuevo estudio, los investigadores reclutaron a 431 participantes dentro del sistema de rastreo de contactos en Zurich, Suiza. Todos los participantes habían dado positivo por SARS-CoV-2 entre febrero y agosto de 2020, y completaron un cuestionario en línea sobre su salud una media de 7,2 meses después de su diagnóstico.

Los síntomas habían estado presentes en el momento del diagnóstico en el 89% de los participantes y el 19% fueron hospitalizados inicialmente. En comparación con las personas que no participaron en el estudio, los participantes eran más jóvenes, con una edad promedio de 47 años.

En general, el 26% de los participantes informaron que no se habían recuperado por completo entre seis y ocho meses después del diagnóstico inicial de COVID-19.

El 55% informó síntomas de fatiga, el 25% tenía algún grado de dificultad para respirar y el 26% tenía síntomas de depresión.

Un mayor porcentaje de mujeres y pacientes inicialmente hospitalizados informó no haberse recuperado en comparación con los hombres y los individuos no hospitalizados. Un total del 40% de los participantes informaron al menos una visita al médico de cabecera relacionada con COVID-19 después de su enfermedad aguda. Los autores dicen que sus hallazgos subrayan la necesidad de planificar oportunamente los recursos y los servicios al paciente para la atención posterior al COVID-19.

Los autores añaden: “Este estudio de cohorte basado en una muestra representativa basada en la población de personas infectadas con SARS-CoV-2 encontró que el 26% no se recuperó por completo dentro de los 6 a 8 meses posteriores al diagnóstico y el 40% tuvo al menos un contacto médico adicional. relacionados con COVID-19. Estos hallazgos subrayan la necesidad de una planificación oportuna de los recursos y servicios de atención médica adaptados a las necesidades de las personas que padecen el síndrome post-COVID-19”.

 

Fuente: Intramed.net

Acerca del Autor

novemadmin

Agregar Comentario

Clic aquí para dejar un comentario